RECURSOS DIDÁCTICOS PARA EL DESARROLLO DE LAS INTELIGENCIAS MÚLTIPLES

Recursos didácticos para el desarrollo de las inteligencias múltiples
Recursos didácticos para el desarrollo de las inteligencias múltiples

La teoría de las inteligencias múltiples debe desarrollar todo su potencial en sus aplicaciones prácticas en el aula. Los docentes de los distintos niveles, tiene que ser capaces de ayudar a su alumnado en el desarrollo de todas sus inteligencias desde el punto de partida en que se encuentren en un momento determinado. Así pues, los conocimientos teóricos sobre la teoría de Howard Gardner constituyen la base sólida sobre la que se deben edificar recursos didácticos bien fundamentados e innovadores que permitan el deseado desarrollo de los estudiantes. Además, como sabemos, el desarrollo de las inteligencias múltiples no constituyen un fin, sino un media para que los estudiantes alcancen los niveles de competencia deseados y para ello debemos utilizar como punto de partida una serie de recursos didácticos.

La el trabajo con las inteligencias múltiples exige adoptar una posición crítica con el trabajo que los modelos de enseñanza centrados en los contenidos, pues se puede caer en la mera transmisión-recepción mecánica de los mismos, sin que se produzcan desarrollos significativos en los niveles de las diferentes inteligencias múltiples de los estudiantes. Por tanto, si los contenidos se construyen de una manera alternativa que permita su significación y con una metodología que permita la transferencia de las herramientas de pensamiento, el trabajo adquiere una dimensión y unos efectos muy distintos. En este sentido, aunque el número de inteligencias a trabajar según la teoría de las inteligencias múltiples es mayor que en modelos anteriores, el propio Gardner sostiene que el número de asignaturas se debe reducir para poder trabajarlas ya que debemos potenciar el uso de diferentes inteligencias dentro de la misma asignatura pues la mente es un sistema y todos sus elementos son interdependientes. Además, los recursos didácticos tradicionales deben enriquecerse con otros nuevos.

Nuestro trabajo como educadores será, por tanto, procurar que el alumnado ponga en movimiento las diferentes inteligencias múltiples a partir del trabajo con distintos contenidos hasta lograr el acceso a un pensamiento estratégico y para ello debemos disponer de unos recursos didácticos adecuados. Utilizar una diversidad de técnicas implica trabajar habilidades mentales complementarias. Algunas, como las ruedas lógicas, o los seis sombreros de pensamiento permitirán desarrollar los conjuntos de procesos como las valoraciones, síntesis, análisis o comparaciones y otras, la CTF (considerar todos los factores) trabajarán alguno de estos aspectos en concreto. En el estudio de las técnicas es importante trabajar también con formatos que potencien la atención, el interés, el trabajo cooperativo o el conocimiento de los otros, como pueden ser los tableros, los dados, las cartas, el diálogo o la entrevista. Por supuesto, también será importante estimular la inteligencia de las inteligencias; la intrapersonal. El círculo inteligente es una técnica que, en este sentido, favorecerá el trabajo graduado y equilibrado de todas las inteligencias en torno a contenidos muy diferentes y que facilitará la transferencia a otros contenidos y/o situaciones.

De acuerdo con Escamilla, los principios generales sobre los que se asienta la intervención en inteligencias múltiples son los siguientes:

  • Identificar el nivel de capacidad del alumno y estimular nuevos niveles de capacidad.
  • Favorecer el desarrollo del pensamiento por medio del empleo integrado y flexible de recursos didácticos en la construcción de contenidos: la infusión.
  • Contribuir al establecimiento de un clima de aceptación mutua y de cooperación.
  • Potenciar las relaciones familia-centro.

La misma autora propone una serie de pautas para la intervención en inteligencias múltiples, que constituyen una guía directa para orientar las actuaciones en el aula:

  • Plantee situaciones de trabajo y complejidad medida y gradual: lo poco y a menudo es habitualmente más efectivo
  • Haga que el aprendizaje sea interesante, atractivo y divertido en la medida de lo posible
  • Explique lo que piensa y hace empleando el “lenguaje del pensamiento”
  • Favorezca el desarrollo de situaciones de aprendizaje que exijan pensar y comunicar con distintos símbolos
  • Alabe el esfuerzo y no sólo los resultados
  • Involúcrelo activamente, no lo haga todo por él.

Para obtener una formación profunda y rica que te permita abordar en la práctica estos y otros aspectos de la enseñanza por inteligencias múltiples, hemos creado el Máster Universitario en Inteligencias Múltiples aplicadas en la educación.


LAS INTELIGENCIAS MÚLTIPLES Y LA ACTUALIZACIÓN PEDAGÓGICA DE LOS MAESTROS

Actualización docente
Actualización docente

El trabajo por inteligencias múltiples representa un enfoque aún novedoso en los planteamientos educativos de nuestros días. Por este motivo, la actualización pedagógica de los maestros y profesores en las inteligencias múltiples es clave. Existe un creciente interés por esta aproximación al trabajo en el aula, que se materializa en los avances que se están produciendo en los campos de la investigación en psicología de la educación y  en pedagogía. Desde una perspectiva sociológica vivimos en una época de cambios en la que, de hecho, lo único cierto  y estable es el dinamismo de la realidad. El trabajo por inteligencias múltiples en el aula constituye una respuesta contrastada para abordar los procesos educativos y se aleja de ser una moda pasajera.

Los estudios y trabajos en la línea de las inteligencias múltiples nos están aportando elementos sólidos para articular medios didácticos, ambientales, materiales y metodológicos para orientar el trabajo en el aula. En este contexto de cambio, la actualización de profesores y maestros resulta fundamental. Gardner defiende que al menos tenemos ocho inteligencias y las entiende como potenciales biopsicológicos para procesar información. Su forma de entender la mente lleva consigo una posición contextual-interaccionista del desarrollo vinculada a la perspectiva del ciclo vital: nuestras inteligencias, en función de los estímulos que recibamos, de nuestro nivel de desarrollo y de nuestro propio esfuerzo pueden progresar o pueden estancarse. Existen resultados en actualidad que avalan que la mayoría de las personas pueden desarrollar sus inteligencias hasta conseguir un nivel aceptable de las mismas. Además, no debemos desestimar el potencial de las inteligencias múltiples en la orientación escolar, académica y vocacional, ya que, conocer las capacidades del alumnado nos permitirá identificar los ámbitos en los que se encuentran más preparado, los que necesitan equilibrar, los apoyos que requieren y los itinerarios formativos que mejor pueden ajustarse su personalidad así como los ámbitos vocacionales en los que puede evolucionar positivamente.

La actualización de profesores y maestros será clave para el desarrollo de una propuesta educativa basada en la teoría de las inteligencias múltiples pues nos exige partir del estudio del significado de la misma: la manera en que entiende el concepto de inteligencia, su valor, lo que viene a suponer en el momento que se define, los criterios o señales que debe reunir una inteligencia para ser reconocida como tal y su sentido, concepto y características. La teoría de las inteligencias múltiples constituye un modelo para comprender la estructura y funcionamiento de la mente que rechaza la concepción unidimensional de la inteligencia y de las formas de evaluarla. Esta teoría propone que los seres humanos son organismos que poseen un conjunto básico de inteligencias. Cada una de ellas es neurológicamente autónoma y las relativamente independiente, pero aplicadas se muestran vinculadas y funcionan como un sistema. Las inteligencias constituyen elementos potenciales de las personas que se van a desarrollar o no, dependiendo del sujeto, su evolución y sus experiencias vinculados al contexto. Cada persona mostrará una combinación singular inteligencias, con diferentes grados de desarrollo y distintas maneras específicas de ser inteligente en cada una de ellas. Una de las tareas que serán prioritarias para el docente consistirá en analizar el desarrollo de las inteligencias múltiples del alumnado, para lo que será necesario que, previamente, adquiera la formación adecuada.

Vivimos una época de cambios en los modelos didácticos, lo que implica la necesaria actualización de profesores y maestros. Frente a la crítica a los modelos tradicionales basados en la enseñanza de contenidos, surgen las nuevas propuestas como el desarrollo de las competencias. En ocasiones los docentes se inquietan por la acumulación de nuevos elementos, lo que supone nuevos retos cuando aún tenemos la sensación de no haber superado los anteriores. Sin embargo, conviene destacar que el enfoque de enseñanza por competencias no excluye el de inteligencias múltiples, ya que éstas son las herramientas que nos ayudarán a alcanzar los niveles competenciales deseados para nuestro alumnado. Por lo tanto, todo el trabajo que hemos llevado a cabo para adaptar nuestra enseñanza al enfoque de las competencias clave, nos servirá para incorporar las inteligencias múltiples a nuestra enseñanza. Aún así, tanto maestros como profesores necesitarán actualizar sus conocimientos en torno a la nueva tierra de la inteligencias múltiples.

Si bien en este enfoque existe una singularidad de cada contexto y no existen formas específicas a llevar a cabo el trabajo empleando el modelo de Gardner, disponemos en la actualidad de un cuerpo de conocimientos bien consolidado para ponerlo en práctica con la precaución a adaptarlo a la situación particular de los estudiantes con los que trabajaremos. Para adquirir estos conocimientos, es preciso que el docente se plantee su formación específica en inteligencias múltiples ya que, en función de la etapa de educación en la que desempeñemos nuestra labor, debemos tener a nuestra  disposición un conjunto completo de tareas adecuadas para abordar los procesos de enseñanza-aprendizaje. Sólo a través de la formación adecuada seremos capaces de buscar nuevos enfoques que faciliten el desarrollo de las inteligencias múltiples en los estudiantes lo que les permitirá alcanzar las competencias clave necesarias para la vida.

Si quieres adentrarte en el mundo de las inteligencias múltiples y actualizar tus conocimientos didácticos en estos aspectos y otros muchos, puedes matricularte en nuestro Máster en Inteligencias Múltiples aplicadas en la educación. Para obtener información de cómo matricularte puedes consultar el siguiente enlace.


NUEVAS TECNOLOGÍAS E INTELIGENCIAS MÚLTIPLES

La evolución tecnológica que acompaña a cada generación influye de manera definitiva en su forma de interaccionar socialmente y de aprender. En su libro “La generación app”, el padre de la teoría de las inteligencias múltiples, Howard Gardner, reflexiona sobre los efectos de la tecnología en la educación. ¿Cómo cambia el uso de las nuevas tecnologías en los jóvenes?  Uno de los principales efectos reside en los problemas éticos o morales del uso de las mismas. Gardner ha detectado en sus investigaciones que superado el pensamiento consecuencialista típico de la niñez (evitación de la conducta que tendrá una consecuencia negativa), los adolescentes desconocen los aspectos éticos y morales de su interacción con las nuevas tecnologías. En este sentido, somos los adultos los responsables de ayudarles empleando ejemplos éticos para que imiten una conducta no adquirirán de manera espontánea.

La generación actual está ampliamente controlada por las aplicaciones móviles y Gardner analiza la influencia de su uso en tres aspectos que se antojan fundamentales: la identidad de los jóvenes, su intimidad y su imaginación. La aparición de internet en los años 90 provocó una transición desde la eclosión de internet que permitía a los jóvenes la exploración de multitud de identidades. Sin embargo, el uso habitual de las redes sociales que se produjo después del año 2005 provoca el efecto contrario pues obligan a definir las marcas personales demasiado pronto en el caso de los jóvenes, y cercenan la anterior exploración de diferentes posibilidades en la búsqueda de la identidad personal.

En segundo lugar, se observa una influencia en la intimidad en la relación con los demás. Las redes sociales facilitan la creación de un número muy elevado de lazos con otros personas y sustituyen el aspecto del contacto físico con los demás. Esto provoca algunos retrocesos en la adquisición de las habilidades sociales . Además, el hecho de que el círculo de “amistades” se ensanche por la facilidad que ofrecen las redes sociales, provoca una superficialización en las relaciones que crecen en número pero decrecen en profundidad y, por tanto, existe un menor conocimiento sobre los demás.

Finalmente las nuevas tecnologías influyen sobre la creatividad de los jóvenes y, por tanto en el desarrollo de sus inteligencias múltiples. Los resultados de Howard Gardner apuntan a que los jóvenes de nuestros días son más creativos que los de generaciones anteriores en aspectos relacionados con los las representaciones gráficas, posiblemente gracias a la accesibilidad que tienen a las nuevas tecnologías. Sin embargo, la creatividad ha descendido en cuestiones relacionadas con aspectos literarios pues en este campo la inmersión de los jóvenes es menor.

En su estudio, Howard Gardner diferencia entre dos tipos de apps: las que crean dependencia y las que permiten explorar nuevos territorios y, por tanto, facilitan el aprendizaje. Evidentemente, las primeras son perjudiciales para el desarrollo de las personas y las segundas son beneficiosas. El mismo Gardner pone como ejemplo a Steve Jobs, el creador de Apple, que puso su creatividad al servicio de la creación de aplicaciones que hoy en día son útiles a los demás, pero nunca se dejó dominar por ellas. Será responsabilidad de los adultos que acompañan en la educación a los niños dirigir la selección de apps habilitantes frente a las dependientes. En este sentido, el profesor Gardner nos ofrece una serie de lecciones sobre el uso de las nuevas tecnologías en el contexto de las inteligencias múltiples, como pueden ser las siguientes:

  • Los educadores deben entender el uso de las tecnologías para poder ayudar a los jóvenes desde el punto de vista de su uso ético o moral.
  • La educación debe mantener siempre las preguntas fundamentales para la vida y no dejarse controlar por las tecnologías.
  • Ya no tiene sentido dedicarle tiempo a la memorización de datos pues son accesibles de manera inmediata y sencilla. La educación debe potenciar otros aspectos como la discusión, la argumentación o el debate.
  • Buscar la vertiente positiva en el uso de las tecnologías para enseñar y aprender.
  • Las tecnologías constituyen una herramienta para enseñar y lo que debemos enseñar debe estar basado en lo que es relevante y no en la propia tecnología.

Si quieres adentrarte en el mundo de las inteligencias múltiples y formarte en estos aspectos y otros muchos, puedes matricularte en nuestro Máster en Inteligencias Múltiples aplicadas en la educación. Para obtener información de cómo matricularte puedes consultar el siguiente enlace.


LA NECESIDAD DE TRABAJAR LAS INTELIGENCIAS MÚLTIPLES EN EDUCACIÓN PRIMARIA

Inteligencias múltiples en la Educación Primaria
Inteligencias múltiples en la Educación Primaria

Aunque, según diferentes estudios, los docentes consideran mayoritariamente que las actividades destinadas a desarrollar la imaginación de alumnado, a potenciar la curiosidad por explorar e investigar son las más importantes para el desarrollo del alumno, la realidad diaria en el aula no se corresponde con esta consideración, pues es la inteligencia lógico-matemática la que domina en las actividades que proponen las maestras y maestros. Además, las actividades implicadas en el desarrollo corporal-cinestésico son consideradas como menos importantes y menos desarrolladas en el aula. Este hecho pone de manifiesto el desequilibrio del trabajo para el desarrollo de las Inteligencias múltiples en Educación Primaria.

Esta situación obedece, posiblemente, a la influencia de los enfoques tradicionales en la enseñanza que estaban basados en la existencia de una inteligencia única. Sin embargo, desde que Howard Gardner estableció la llamada teoría de las inteligencias múltiples, el panorama ha cambiado sustancialmente. La teoría de Gardner parte del hecho, demostrada empíricamente a través de los estudios del autor, se sustenta en la existencia de ocho inteligencias en cada persona que todos los individuos pueden desarrollar hasta un nivel de competencia adecuado siempre que se reciban los estímulos adecuados. Sin embargo, las personas presentan un desarrollo desigual de sus inteligencias. Además, debemos tener presente que las inteligencias trabajan juntas en forma de interacción compleja. En definitiva, la teoría de las inteligencias múltiples manifiesta las diversas formas en las que las personas muestran sus destrezas dentro de cada inteligencia así como entre las inteligencias.

En el escenario de las inteligencias múltiples y una vez identificados los puntos fuertes de las áreas en las que destacan los alumnos, los maestros y maestras deben reconocer las diferencias individuales e intentar que la diversidad del alumnado sirva para fortalecer los aprendizajes tanto del individual como grupal. Las actividades planteadas deben ser novedosas y enriquecedoras. Esto se debe conseguir combinando actividades que propone el currículo con las de atención a la diversidad. Se considera de vital importancia que la información conseguida sobre los puntos fuertes del alumnado sea compartida con la familia.

Parece que existe un gran consenso entre los pedagogos en que la evaluación es el motor de cambio que la escuela necesita. Por ejemplo, Basedas, Huguet y Solé indican que: “La evaluación debe servir para intervenir, cambiar y mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje así como también para detectar posibles fallos y/o dificultades y poder solucionarlos, y no sólo para emitir juicios de valor”. Efectivamente en un momento en el que aún persisten los esquemas de las enseñanza tradicional, la evaluación puede ser la herramienta precisa para impulsar el cambio metodológico en la enseñanza primaria. Dejar atrás la identidad entre calificación y evaluación incorporando nuevos momentos e  instrumentos a la evaluación. Parece, por tanto, conveniente acudir a  las evaluaciones iniciales y procesuales y no exclusivamente a las sumativas. Además el papel protagonista de los exámenes debería ser relegado gracias a otras técnicas e instrumentos como la observación directa y sistemática recogida en el diario del docente o el portfolio como elemento esencial en los procesos de autoevaluación del alumnado.

Aunque los docentes debemos reconocer que preferimos cierto tipo de tareas, las cuales se encuentran vinculadas al propio estilo de aprendizaje, debemos reflexionar acerca de la situación en que se encuentra él o ella misma respecto de sus múltiples inteligencias. Esto nos llevará a valorar y dar más peso a estas destrezas en clase y en nuestros alumnos para dejar en un segundo plano las nuestras: esta es una manera de darle protagonismo al alumnado. Para ello, resulta de vital importancia prestar una atención especial al diseño de las actividades que utilizaremos en el aula.

Ahora ya se conoce que, si pretendemos alcanzar un nivel adecuado de todas las inteligencias múltiples en cada curso, el trabajo en cada asignatura debe impregnarse de todas ellas. Es decir, las tareas que propongamos al alumnado buscarán  desarrollar las inteligencias múltiples de una manera holística. En función del ciclo de Educación Primaria en que trabajemos debemos tener a nuestra  disposición un conjunto completo de tareas adecuadas para abordar nuestra tarea. En el marco de este nuevo esquema el alumnado desarrollará sus inteligencias múltiples para alcanzar las competencias clave que les servirán para alcanzar su plenitud como seres humanos. Para que el docente alcance las competencias profesionales adecuadas para abordar estos cambios, es necesaria la formación específica oportuna que puedes encontrar en el curso titulado “Inteligencias múltiples aplicadas a Educación Primaria”. Para obtener más información sobre este curso puedes consultar sus contenidos en el siguiente enlace.


INTELIGENCIAS MÚLTIPLES APLICADAS A EDUCACIÓN INFANTIL

Inteligencias múltiples aplicadas en educación infantil.
Inteligencias múltiples aplicadas en educación infantil.

El trabajo en Inteligencias Múltiples no se trata de una nueva técnica didáctica ni de una metodología pedagógica. Es una filosofía de educación que implica adoptar nuevas actitudes hacia el proceso enseñanza-aprendizaje. No todos aprendemos de la misma forma ni tenemos los mismos intereses. Por ello, en la educación infantil, las estrategias didácticas deben estimular, por igual,  el desarrollo de todas las inteligencias propuestas por Gardner, puesto que en esta etapa educativa las estructuras biológicas están en pleno proceso de maduración.

Tradicionalmente, tendemos a atribuir mayor inteligencia a un cirujano que a un mecánico. Pero, ¿la inteligencia que tiene una persona es superior o simplemente es diferente a la que posee otra? Howard Gardner ha sostenido que el concepto tradicional de inteligencia es demasiado limitado, por ello afirma que, tenemos múltiples inteligencias y, todas ellas son igual de importantes.

Lo cierto es que aunque todos somos diferentes, la escuela ha considerado tradicionalmente una única forma de aprendizaje y ha clasificado a los alumnos en función de una capacidad general. Los test de inteligencia, en los que han predominado las exigencias matemáticas y lingüísticas, han servido para clasificar a los estudiantes en función a sus conocimientos, en lugar de promover su desarrollo académico. Identificar las fortalezas de los estudiantes en lugar de las carencias, descubrir el talento de cada niño, generar entornos adecuados que optimicen el aprendizaje a través de sus intereses y fomentar su autonomía, constituyen la esencia del proceso educativo basado en la Teoría de las Inteligencias Múltiples.

El hecho de que desde el aula de infantil se dedique espacio y tiempo a una gran variedad de tareas y materiales que permitan trabajar múltiples facetas del aprendizaje, nos ofrecerá una visión más compleja de nuestros alumnos. Lo que nos permitirá descubrir competencias en alumnos que parecían, según los sistemas tradicionales, poco valorados para desarrollarlas.

Las actividades a realizar en el aula, considerando el desarrollo de competencias esperadas en la etapa infantil, en correspondencia con la práctica educativa que incluye las inteligencias múltiples, requiere del docente una serie de principios a tener en cuenta en el proceso de enseñanza aprendizaje:

  • Respetar la individualidad del cada estudiante.
  • Proporcionar oportunidades de aprendizaje que estimulan las inteligencias de los estudiantes.
  • Promover la interacción con el medio y la intervención activa.
  • Facilitar actividades y proyectos que constituyan una experiencia significativa de aprendizaje y una evaluación contextualizada.
  • Promover que el niño o niña se sienta aceptado, comprendido y querido.
  • Mostrar a los niños y niñas cómo utilizar habilidades de las diferentes inteligencias en una misma tarea.
  • Implicar a la familia en el desarrollo de las Inteligencias Múltiples.
  • Enseñar a los niños y niñas a transferir sus aprendizajes, promoviendo la realización de conexiones entre lo aprendido y su aplicación más allá del contexto escolar.

El trabajo en inteligencias múltiples en la etapa de Educación Infantil, ayudará al docente a conocer las potencialidades y debilidades de los estudiantes en un sentido mucho más amplio y global que al que solemos estar acostumbrados en la escuela. Además la metodología aplicada permitirá ofrecer a los alumnos una oportunidad de aprendizaje más rico y estimulante.

En definitiva, establecer una visión coherente entre la teoría de las inteligencias, las actividades en el aula y la evaluación en el ámbito de aprendizaje de las inteligencias múltiples resulta fundamental. La estimulación de todas las inteligencias, ayuda a un desarrollo armónico y global del estudiante, puesto que existen evidencias que establecen la existencia de relación directa entre el aprendizaje, el desarrollo del cerebro y la inteligencia.

Si estás interesado en incorporar las inteligencias múltiples a tu práctica docente puedes realizar el curso titulado “Las inteligencias múltiples aplicadas en Educación Infantil”, cuyos contenidos puedes consultar en el siguiente enlace.


ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE BASADO EN INTELIGENCIAS MÚLTIPLES

El interés que despierta la teoría de las inteligencias múltiples se concreta en múltiples publicaciones, investigaciones, congresos, e incluso en la incorporación de sus contenidos en la formación inicial de futuros docentes, así como, en la formación continua del profesorado. Todas estas acciones son un claro indicador de la importancia de las inteligencias múltiples en el campo educativo.

En palabras del propio Gardner, “en la mayoría de los países, la escuela a lo largo de su historia ha centrado su interés casi exclusivamente en el lenguaje y en la lógica, ignorando otras formas de representación mental: formas artísticas, atléticas, de relaciones personales, conocimiento del mundo natural, etc. Todas esas estructuras de la mente están ahí para ser utilizadas; si no lo hacemos, es que nuestra educación utiliza la mitad del cerebro”. Estas palabras, animan a poner en marcha experiencias educativas en la que todos los alumnos puedan llegar a optimizar sus niveles de progreso en cada una de las inteligencias.

Las puesta en marcha de experiencias de formación, en técnicas y empleo de materiales didácticos desde la teoría de las inteligencias múltiples, en cetros escolares están arrojando resultados muy positivos. Las experiencias implementadas para estimular todas las inteligencias, empleando recursos didácticos variados, muestran que las capacidades de los diferentes alumnos se ven enriquecidas de manera significativa, ofreciendo resultados contrastados. Concretamente, los resultados de la experiencias indican que, la aplicación de la teoría de las inteligencias múltiples han demostrado que, en ocasiones, tras una intervención adecuada, las que se identifican como una inteligencia poco desarrollada de una persona puede convertirse en inteligencia más fuerte una vez que se ha trabajado sobre ella.

Los requisitos de un modelo orientado al desarrollo de las inteligencias múltiples hacen necesaria una formación de los docentes que inspire y fundamente propuestas didácticas en esta dirección. Son muchos los que destacan el hecho de que Gardner no establece formatos específicos de aplicación al aula, lo que facilita que los centros puedan adaptar los principios de las inteligencias múltiples a través de diferentes prácticas. Esta situación subraya la importancia de que los docentes se formen sobre aspectos teóricos del modelo y en herramientas para su aplicación.

Algunos autores han definido los principios metodológicos que han de guiar el proceso de enseñanza-aprendizaje desde la teoría de las inteligencias múltiples. Estos deben actuar como un referente para todos los docentes:

  • Identificar el nivel de capacidad del estudiantes y estimular nuevos niveles de capacidad.
  • Favorecer el desarrollo del pensamiento por medio del empleo integrado y flexible de recursos didácticos.
  • Garantizar la funcionalidad de los aprendizajes para favorecer la capacidad de aprender a aprender de forma autónoma.
  • Contribuir al establecimiento de un clima de cooperación.
  • Potenciar las relaciones entre la familia y el centro escolar.

Otros de los aspectos que subraya Gardner en su teoría es que, tan importante es ser inteligente como saber utilizar ese talento. Las inteligencias múltiples son moralmente neutras, pueden tener un uso constructivo o destructivo, por ejemplo utilizar el lenguaje corporal, verbal y la empatía (correspondientes con las inteligencias corporal-cinestésica, lingüística e interpersonal) pueden ser utilizados de manera inadecuada para convencer respecto a objetivos perversos o para persuadir manipulando la voluntad de los otros. De este planteamiento, nace la importancia de diseñar propuestas didácticas fundamentadas en objetivos que sí permitan un desarrollo personal y social de las personas basado en valores.

En definitiva, la innovación educativa pretende que se estimule todas las inteligencias. La expresión oral, el trabajo cooperativo, saber formular y usar el lenguaje de manera eficaz, razonar, deducir, entender nuestras emociones y las de los demás. Todo suma para que los estudiantes aprendan a regular su propio aprendizaje y, en definitiva, aprendan a aprender.

La incorporación de las inteligencias múltiples al proceso de enseñanza implica la necesidad de los docentes de formarse para conocer las claves para el desarrollo de éstas en el proceso de aprendizaje. Si estás interesado en saber más puedes matricularte en el Máster en Inteligencias Múltiples aplicadas a la educación, cuyos contenidos puedes consultar en el siguiente enlace.


DE LAS INTELIGENCIAS MÚLTIPLES A LA EDUCACIÓN PERSONALIZADA

La teoría de las inteligencias múltiples propuesta por Howard Gardner, pone en entredicho la concepción de la inteligencia como una capacidad única y global que puede ser medida a través del coeficiente intelectual. Esta manera entender la inteligencia supone que obtener un resultado negativo en un test tradicional implica la imposibilidad de mejora del estudiante. Librarnos de este estigma es uno de los mayores logros de la teoría de la inteligencias múltiples. Desde esta teoría, las inteligencias se conciben como potenciales que dependen de la dotación biológica, del contexto geográfico e histórico y de las experiencias que se llevan a cabo en la escuela, en la familia y en el entorno vital.

Gardner se pregunta, ¿por qué debemos llamar inteligentes a las personas que son buenas con los números y sólo talentosos a los que dominan el tono, la armonía o el timbre? En palabras del propio Gardner, actualmente esta pregunta aún no tiene respuesta.

La teoría de las inteligencias múltiples pone de manifiesto que cada persona muestra un combinación singular de inteligencias, con diferentes grados de desarrollo en ellas y distintas maneras específicas de ser inteligente en cada una de ellas. Bajo este planteamiento, está claro que no todas las personas pensamos ni aprendemos de la misma manera. Para aprender cada persona utiliza diferentes estrategias, aprende a diferente ritmo, con más o menos eficacia aunque presente el mismo interés y la misma edad. Al menos, existen tantas formas de aprender como tipos de inteligencias múltiples básicas: lingüística, lógico-matemática, musical, viso-espacial, corporal-cenestésica, interpersonal, intrapersonal y naturalista. Entonces, si no todos somos iguales ¿tendríamos que diseñar una educación personalizada para cada estudiante?

Hace dos décadas, hablar de educación personalizada era una utopía, pero hoy en día, gracias a las nuevas tecnologías, las redes sociales, etc. tenemos las herramientas necesarias para revolucionar la manera de aprender. Hay cosas que todos debemos aprender, pero no hay ninguna razón para que todos la aprendamos de la misma manera.

Necesariamente, incluir cambios en las forma de aprender implica introducir cambios en la forma de enseñar. De esta manera, es necesario cambiar la manera de entender el papel del docente y el estudiante en el proceso de enseñanza-aprendizaje. El profesor ya no es la fuente de información y conocimiento. Desde el planteamiento de las inteligencias múltiples, su papel está más cercano al de guía del aprendizaje y apoyo al estudiante, trabajando en colaboración con los alumnos y las familias, con el objetivo de decidir cuál es la mejor manera de aprender de una persona. Por ello, la principal tarea de los docentes en este contexto es asistir a los estudiantes para reconocer sus tipos principales de inteligencias múltiples y ayudarles a utilizarlas para acceder con mayor facilidad al conocimiento. Todo ello sin olvidar la estimulación del resto de habilidades.

En esta nueva perspectiva de entender la enseñanza y el aprendizaje, el profesor pone en las manos del estudiante la responsabilidad de su propia educación, ayudándoles a autorregular su aprendizaje y a decidir lo que es mejor para ellos, y en definitiva, enseñándoles a aprender de manera autónoma. Los protagonistas han de ser los alumnos, y el referente para la selección de recursos sus capacidades, intereses y necesidades.

La incorporación de las inteligencias múltiples al proceso de enseñanza implica la necesidad de los docentes de formarse para conocer las claves para el desarrollo de éstas en el aula. Si estás interesado en saber más puedes matricularte en el Máster en Inteligencias Múltiples aplicadas a la educación, cuyos contenidos puedes consultar en el siguiente enlace.


TRABAJO POR PROYECTOS DE INTELIGENCIAS MÚLTIPLES EN INFANTIL Y PRIMARIA

TRABAJO POR PROYECTOS DE INTELIGENCIAS MÚLTIPLES EN INFANTIL Y PRIMARIA
Trabajo por proyectos en el aula de infantil y primaria

La incorporación de las Inteligencias Múltiples a la práctica docente ha traído consigo la necesidad de proponer nuevas formas de trabajar en el aula de Infantil y Primaria. Por esta razón se plantea la necesidad de que el profesorado conozca nuevas metodología de trabajo que integren las propuesta planteadas por Gardner en su Teoría.

La manera de entender la inteligencia ha ido cambiando durante los últimos tiempos. El enfoque psicométrico, más tradicional, se interesa en medir la inteligencia de las personas a través de la medida del cociente intelectual. A partir de los años ochenta aparecen nuevas maneras de entender la inteligencia. Concretamente, en 1983 Howard Gardner publica el libro titulado Estructura de la mente: la teoría de las inteligencias múltiples. En el, Gardner propone que la inteligencia no puede ser considerada como un grupo de diferentes capacidades específicas, sino como un conjunto de inteligencias, distintas entre sí, al mismo tiempo que están íntimamente relacionadas. Bajo este planteamiento, la inteligencia deja de ser algo inamovible, para pasar a convertirse en una capacidad que se puede desarrollar en las personas. Concretamente Gardner propone la existencia de ocho inteligencias:

  • Inteligencia lingüística. Se refiere a la habilidad de pensar en palabras y utilizar el lenguaje para expresar y percibir significados complejos.
  • Inteligencia lógico-matemática. La habilidad de calcular, cuantificar, utilizar el razonamiento lógico y realizar operaciones matemáticas.
  • Inteligencia espacial. Es la capacidad de pensar de forma tridimensional y de percibir imágenes, transformarlas y hacer que los objetos y uno mismo se muevan a través del espacio.
  • Inteligencia corporal-kinestésica. Inteligencia vinculada a la habilidad de manipular objetos y utilizar los músculos de forma coordinada.
  • Inteligencia musical. Inteligencia relacionada con la sensibilidad para percibir tono, melodía, ritmo y entonación.
  • Inteligencia interpersonal. Se trata de la capacidad de entender a las personas e interrelacionarse con ellas.
  • Inteligencia intrapersonal. Esta inteligencia se refiere a la capacidad de entenderse a uno mismo, reconociendo los puntos fuertes y debilidades.
  • Inteligencia naturalista. La capacidad de observar la naturaleza y entender sus leyes y procesos.

Esta gran variedad de inteligencias da lugar a que cada persona posea una combinación singular de éstas, con diferentes grados de desarrollo en cada una de ellas. Al mismo tiempo, hay diferentes maneras de ser inteligente dentro de cada tipo de inteligencia dando lugar a diferentes subtipos o variedades.

Dada la importancia y el interés de las Inteligencias Múltiples, cabe preguntarse cómo podemos incorporarlas a la práctica diaria de trabajo en el aula de Infantil y Primaria. Para ello, el papel del docente resulta fundamental, teniendo en cuenta que este nuevo planteamiento implica un cambio en el papel del profesor en el aula, pasando de ser un transmisor de conocimientos a convertirse en un acompañante del estudiante en su proceso de aprendizaje. Además de cambiar el rol del docente, las Inteligencias Múltiples implican un cambio en el papel del estudiante; éste se convierte en protagonista de su propio aprendizaje.

La aplicación de la teoría de las inteligencias múltiples en el ámbito escolar se basa en que, al existir diferentes inteligencias, es necesario utilizar estrategias educativas personalizadas, en función del tipo de inteligencia que predomine en cada estudiante. Este nuevo planteamiento de trabajo en el aula implica, por tanto, la incorporación de metodologías de trabajo centradas en el alumno. Entre otras destaca el trabajo basado en proyectos. Éste es considerado uno de los procedimientos más completos de la enseñanza activa. Se trata de una metodología integral y multidisciplinar en la que el proyecto se articula como elemento clave en la adquisición de conocimientos, favoreciendo la adaptación a diferentes formas y tiempos de aprendizaje. El aprendizaje por proyectos, permite documentar en registros, tipo rúbrica, la implicación del alumno en los diferentes proyectos. Todo en relación con un aprendizaje significativo en el que el currículo y la evaluación están integrados. Además, esta metodología de trabajo es una forma de relacionarse con el conocimiento de forma interdisciplinar, al mismo tiempo que fomenta el trabajo cooperativo.

En general, y como indica el propio Gardner, “los proyectos proporcionan al estudiante la oportunidad de estudiar un tema en profundidad, de plantearse preguntas y explorar las respuestas y de determinar la mejor manera de demostrar la experiencia recién adquirida”.

Si estas interesado en conocer nuevas metodologías de trabajo en el aula para trabajar las inteligencias múltiples, puedes matricularte en el Máster en Inteligencias Múltiples aplicadas en la educación, cuyos contenidos puedes consultar en el siguiente enlace.


INTELIGENCIAS MÚLTIPLES EN EL DOCENTE

Inteligencias múltiples en el docente
Inteligencias múltiples en el docente

Hablar del valor del enfoque de las inteligencias múltiples nos lleva, ineludiblemente, a destacar las coordenadas de sus sentidos desde distintas disciplinas pedagógicas. La historia de la educación nos revela algunas raíces de su fundamentación didáctica. Entre ellas destacan los vínculos con propuestas relacionadas con integración del conocimiento, con la relación de los contenidos con la vida, con su proyección práctica o con la exigencia de articular distintas vertientes de aprendizaje significativo. Por ello nos encontramos multitud de referentes en los desarrollos didácticos de este enfoque que se construyen desde aportaciones de figuras tan trascendentes como Sócrates, Rousseau, Pestalozzi, de hoy, Montessori y Bruner entre muchos otros.

La aplicación de la teoría al terreno educativo dispone, en estos momentos, de cimientos sólidos avalados por la sociología, por la psicología, la epistemología y por la pedagogía. La investigación sobre inteligencias múltiples esta en pleno desarrollo y, por tanto, queda mucho por recorrer, pero ya disponemos de herramientas vinculadas a estrategias didácticas de carácter integrador que poseen una sólida fundamentación desde la historia de la educación y de la educación comparada.

Las inteligencias múltiples se conciben en la teoría como potenciales de desarrollo que depende de la dotación biológica, el contexto geográfico y las experiencias que se desarrollan en la escuela, la familia y el entorno social. La escuela, en colaboración con la familia al partir del trabajo fundamental: qué son las inteligencias múltiples, qué nos impulsa, qué nos paraliza, cuál es nuestro perfil de inteligencias como profesores, cuál es el perfil inteligencias de nuestros alumnos cuáles son sus necesidades. Tal estilo del trabajo puede configurar propuestas adecuadas para estimular enriquecer de forma efectiva las inteligencias de nuestros alumnos.

Pero, ¿por dónde empezar? ¿qué necesito saber? Los requisitos de un modelo orientado al desarrollo de las inteligencias múltiples hacen necesaria una formación que inspire, fundamente y vertebre propuestas didácticas en esa dirección. Son muchos los que destacan que, aunque Gardner no se haya pronunciado por cerrar formatos específicos de aplicación al aula, hay que considerar imprescindible participar en experiencias que suponga preparación sobre aspectos teóricos del modelo tiene herramientas para su aplicación. Algunas claves de formación en este terreno deben abarcar tanto la formación teórica como el enfoque didáctico para el desarrollo de la teoría de las inteligencias múltiples.

El docente debe tener bien presente que en el desarrollo del currículo por competencias, la teoría de las inteligencias múltiples nos ofrece información significativa sobre los distintos formatos que podemos emplear para captar, representar y comunicar información. Las inteligencias son las bases de las que partimos, en este nos apoyamos el proceso y a las que mejoraremos en pos del fin de la esencial de la educación: el desarrollo equilibrado la personalidad. El trabajo por competencias puede y debe apoyarse en los conocimientos de la teoría de las inteligencias múltiples. Además, esta teoría reconoce la diversidad con una característica esencial del ser: poseemos un perfil de inteligencias singular. En este sentido la teoría nos permitirá la indispensable tarea de dejar de trabajar en el paradigma de déficit y desarrollar experiencias educativas desde un paradigma de crecimiento.

Para obtener más información sobre las inteligencias múltiples, puedes matricularte en el “Máster en Inteligencias Múltiples aplicadas en la educación” para Educación Infantil o Educación Primaria que encontrarás aquí.


INTELIGENCIA NATURALISTA

Inteligencia naturalista
Inteligencia naturalista

La inteligencia naturalista fue la octava inteligencia reconocida por Gardner y se define como el potencial para captar, distinguir, interpretar y comunicar información relativa al ser humano y la naturaleza, y también para seleccionar, clasificar y utilizar de forma adecuada elementos y materiales de la naturaleza, productos y objetos. En un principio, las capacidades propias de esta inteligencia estaban incluidas en otras como la inteligencia lógico-matemática o la visual-espacial. Sin embargo, Gardner consideró que cumplía los criterios para considerarla una inteligencia independiente de las demás.

Las habilidades relacionadas con esta inteligencia han sido esenciales para la conservación y evolución de nuestra especie. Aspectos como la interpretación de los fenómenos meteorológicos, la caza o el cultivo de las plantas son esenciales la supervivencia. Sin embargo, en nuestro estado evolutivo actual no queda relegada a estos aspectos pues sigue  siendo relevante para profesionales como biólogos, ganaderos, agricultores, astrónomos, meteorólogos, etc. De hecho, Gardner defiende que la capacidad para diferencias objetos cotidianos en nuestros días, como las marcas de automóviles se fundamenta en la capacidad que nuestra especie usaba en épocas pretéritas para discriminar tipos de árboles o de rocas.

Una persona con inteligencia naturalista es capaz de observar con curiosidad los cambios en la naturaleza y en las personas y hacerse preguntas relacionadas con lo que observa. Es capaz de identificar las cualidades y características propias de los diferentes tipos de seres vivos o inertes, de los fenómenos atmosféricos o de las causas o consecuencias de los mismos todo ello aplicando las estrategias propias del trabajo científico.

Como educadores debemos plantearnos cómo trabajar la inteligencia naturalista con nuestros alumnos. Los materiales más adecuados pueden ser, entre otros, animales y plantas de juguete en miniatura, acuarios, terrarios, microscopios, prismáticos, mascotas, equipos de jardinería, ilustraciones de naturalistas, documentales, cromos, fichas, cartas, etc. Con estos elementos se puede potenciar esta inteligencia en base a diseñar cómo debe ser el cuidado de una mascota, a elaborar estudios sistemáticos en un terrario, a plantear proyectos relacionados con el estudio del medio natural, a preparar visitas a museos y exposiciones  sobre aspectos relacionados con las ciencias naturales o dramatizar diálogos entre animales y plantas de manera que se produzca una integración entre la información estudiada. De este modo, la práctica de la inteligencia naturalista integrará y fusionará estructuras de pensamiento y contenidos favoreciendo la transferencia de los conocimientos en diferentes contextos. Para alcanzar este objetivo, deberemos desarrollar en nuestros alumnos/as habilidades como relatar, demostrar, discriminar, analizar, cuidar, clasificar, revisar, organizar y categorizar o plantear hipótesis y experimentos para validarlas. Por supuesto, el contexto de trabajo no debe estar restringido a la asignatura de ciencias naturales pues, como en las demás inteligencias, todas las áreas de conocimiento deben contribuir a su evolución.

Para conocer en profundidad esta inteligencia y los diferentes recursos para trabajarla puedes matricularte en el Máster en Inteligencias Múltiples aplicadas en la educación para Educación Infantil o para Educación Primaria cuyos contenidos puedes consultar en este enlace.